Vender un libro en Amazon: el pequeño cambio que aceleró mis ventas

En marzo de 2020 autopubliqué mi segunda novela mediante el programa Kindle Direct Publishing de Amazon. Creía que esa novela era mucho mejor que la primera. 

Creía que estaba mejor escrita.

Creía que era una historia más bonita. 

Creía que se iba a vender mejor. 

Yo no era más que una novata equivocada. 

En abril y mayo mi primera novela corta, cortísima, a mi entender muy poco fluida y atestada de frases comunes, seguía vendiéndose bien.

Mientras, mi segunda novela, más extensa y cuidada, si bien se vendía no lo hacía al nivel de su antecesora. 

¿Qué pasaba? ¿Realmente yo no tenía idea de lo que quería el mercado?

Pues no, generalmente no tenemos idea, ni yo ni nadie, de lo que va a funcionar en el mercado. 

Pero en fin, le tenía confianza a esa novela así que me puse a analizar qué podía estar fallando. 

Desde el inicio que la publiqué tenía la sensación de que había cometido un error. Era el momento de enmendarme y ver si en realidad allí estaba la clave. 

Y sí, esa era la clave. 

¡La portada! Era la portada

Mi primera portada

Pues sí, un cambio de portada significó un antes y un después en la venta de mi libro. 

Muchas veces había escuchado la importancia de una buena portada pero, ojo. 

Una buena portada a nivel mercado Amazon significa que es capaz de transmitir el género. 

No estamos hablando de si es bonita, si es una obra de arte o si para ti tiene un gran valor emocional. 

Si quieres que tu portada en realidad atraiga lectores y genere ventas, lo más recomendable es que sea capaz de transmitir el género. 

Existen excepciones, supongo. Un autor reconocido puede darse el lujo de pasar un poco de estas cosas y hacer la portada que le venga en gana. 

En mi caso, que no me conocía nadie, la portada era un elemento más que podía contribuir a llegar a mis lectoras ideales. 

De haber tenido recursos suficientes, sin dudas hubiese encargado la portada a un profesional, pero no era el momento y debía arreglármelas por mí misma.

Cometí el error de crear una portada que en mi opinión reflejaba el espíritu divertido de la novela. 

Estéticamente no era para tirar cohetes porque oye, yo soy mala hasta decir ya basta cuando se trata de crear contenido visual. 

Pero la realidad es que estaba haciendo una portada pensando en lo que yo sentía hacia la novela, no en lo que interesaba a mis lectoras potenciales.

Recordé lo que había escuchado en varias entrevistas a escritores, que era muy importante que la portada transmitiera el género. 

Así que me puse manos a la obra. Había llegado el momento de hacer mi primer cambio de portada

Pasos que di para hacer el cambio de portada del libro

Paso 1: Cotillear

Portadas de novelas románticas en Amazon

Pues sí, lo primero que hice fue ver las portadas del género de mi novela para ver qué predominaba. Género romántico, aunque en este caso fuera de temática LGBT. Decidí fijarme más en las novelas románticas en general porque es evidente que tienen mucho mayor recorrido a nivel de mercado.

Si has visto al menos una vez las portadas de las novelas de romántica habrás notado que con alguna que otra variación, en realidad es lo mismo: pareja con aire romántico, chica con expresión angelical, chico con actitud de malote. 

En las novelas LGTB todavía no se ha llegado a ese igualitarismo extremo, pero oye, si escribí una novela romántica lésbica, ¿por qué no dejarlo claro desde el primer vistazo?

Estaba decidido, tenía que poner en la portada una pareja de chicas. 

Paso 2: Imitar

Ya he dicho que soy muy mala en todo lo visual, no me es suficiente con llevarme una idea. Yo directamente tengo que imitar lo que hacen otros (gracias por existir Canva). 

Así que además de decidir el tipo de imagen que usaría, también me fijé en la tipografía. Vi que en el género romántico es común usar dos tipos de fuentes, incluso colores distintos para cada tipo de fuente. 

Busqué información sobre tipografía en las portadas y géneros literarios. Ya tenía varias candidatas. 

Después me fijé en la composición de la portada. Vi que es muy común crear como una especie de efecto niebla (no tengo idea de cómo se llama eso técnicamente) en una parte de la imagen, de esa forma tienes un espacio homogéneo para insertar el título. 

También vi que el texto se puede poner abajo o arriba, pero ponerlo sobre la imagen principal era muy chapucero. Cosas básicas, ya sé, pero es que yo no tenía ni idea. 

Paso 3: Elegir imagen

planes de adobe

Tenía claro que iba a poner una pareja en la portada, así que tocaba encontrar la pareja ideal. Además, necesitaba una imagen de mucha resolución para que al ser impresa en tapa blanda quedara bien. 

¿Solución? Adobe Stock y su prueba gratuita de un mes. Te suscribes, aportas un método de pago y tienes un mes gratis en el que puedes descargar 10 imágenes (depende del plan al que te hayas suscrito). 

Elegir imagen es más complicado de lo que en principio parece. O yo soy indecisa, que también. 

Pasé dos días intentando decirdirme por una imagen. Al final elegí una pareja con un aire desenfadado, así que de cierta manera seguía siendo fiel al espíritu de mi novela.

Paso 4: Decidir con cuál herramienta hacer la portada

Lo más fácil sería Canva, pero yo no tenía Canva Pro y la resolución a la que podía descargar la imagen servía para la versión digital, pero no para la versión de tapa blanda.

Por pura casualidad en esos días me enteré que una empresa, Affinity, estaba dando tres meses de acceso gratuito a sus herramientas de diseño, entre ellas una similar a photoshop. 

Me suscribí. Ahora solo quedaba saber cómo usarla. 

Paso 5: Crear la portada (¡al fin!)

Ya tenía la imagen y una idea de la composición de la portada. Solo quedaba saber crearla.

Y como en Internet todo se encuentra, hallé un tutorial que, aunque en inglés, explica paso a paso cómo hacer una portada con Affinity Publisher.

Me puse a ello y costó, ¿eh? No te voy a decir que salió fácil, pero probando y volviendo a probar, al final saqué una portada que creo trasmite muy bien el género del libro. 

Puedes ver el antes y el después por ti mismo: 

Resultados

Ya lo había adelantado: se notó claramente un antes y un después al cambiar la portada. Mi segunda novela comenzó a superar en ventas a la primera y así se ha mantenido hasta hoy. 

El mes pasado, después de 5 meses de publicada, tuvo más de 100 ventas y miles de páginas leídas. 

Por supuesto, no creo que solo una portada determine las ventas de una novela, pero a mí me ha quedado más que claro que tiene un peso importante. 

Si eres una autora autopublicada, no descuides este punto. Y recuerda, en el género está la clave. 

Mi primer mes en Amazon kdp

kindle direct publishing

Cobardes, mi primera novela, cumplió su primer mes de publicada en Amazon kdp el 9 de marzo de 2020 y aunque escribo esta entrada a principios de mayo, en realidad…

Deja un comentario